martes, 30 de agosto de 2016

Posible golpe, Bolivia resiste



La creación del caos, a través de trasnacionales que siguen observando a Bolivia como un Estado cliente de los Estados Unidos, conspira contra el presidente Evo Morales. El asesinato del viceministro del Régimen interior y Policía, Rodolfo Illanes, es prueba del recrudecimiento del caos, con la complicidad de la injerencia extranjera.

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista internacional 
Activista de DDHH


30 de agosto de 2016. El primer presidente indígena latinoamericano del pueblo originario Aymara Boliviano, Evo Morales, está siendo atacado, junto a la democracia que vive la hermana nación de Bolivia.

El estado Plurinacional de Bolivia, se suma a la lista de Estados Latinoamericanos que están siendo objeto de desestabilización política y económica, como parte de las nuevas estratégicas de desestabilización, desde Washington D.C. 

Venezuela, Brasil y ahora Bolivia, son los estados latinos que están en la mira del imperio.

La creación del caos, a través de trasnacionales que siguen observando a Bolivia como un Estado cliente de los Estados Unidos, conspira contra el presidente Evo Morales. El asesinato del viceministro del Régimen interior y Policía, Rodolfo Illanes, es prueba del recrudecimiento del caos, con la complicidad de la injerencia extranjera.

Evo Morales, es un político, sindicalista, cocalero, activista y dirigente indígena aymara boliviano, elegido en 2005 como sexagésimo quinto presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, pero que ahora corre peligro de sufrir un golpe de Estado.

Y es que los millonarios recursos que acostumbraban a extraer varias trasnacionales en detrimento de la dignidad humana, de la población boliviana, ha sido una de las políticas que el gobierno de Evo Morales se ha enfrentado, para contra restar el capital extranjero y defender la soberanía de Bolivia.

En relación al tema, el sociólogo y politólogo, Jordano Miranda Sosa, es un ciudadano latinoamericano, originario del Estado de Bolivia, y con quien converse a través de una entrevista vía skype.

Miranda Sosa, menciona que la débil derecha opositora, y entreguista históricamente de la soberanía de Bolivia, es cómplice de este ataque contra Bolivia.

Este reducido grupo de oposición es representado por Samuel Doria Medina, y el multimillonario Carlos Valverde. 

Así como también, el ex presidente de Bolivia, Jorge Tuto Quiroga, quien es recordado por la población boliviana como un aprendiz de dictador y por cometer hechos que lo ligan con la corrupción.

El sociólogo Miranda, también describió, que Samuel Doria Medina, es un reconocido opositor, típico latinoamericano en mercadear con la soberanía de su país y  perteneciente al Partido político de oposición de Unidad Nacional (UN).

Por su parte Carlos Valverde es un periodista, mercenario de la información, quien se encuentra refugiado en Argentina y quien posee una deuda con la justicia boliviana.

Este ultimo monto un show mediático contra el Presidente Evo Morales, típico de las políticas editorialistas a favor de las oligarquías latinoamericanas, responsables de desinformar a la población de un Estado.

El también politólogo Miranda Sosa, afirmó que la transnacional conocida como Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ), es una empresa minera cuyo 50 por ciento del capital es extranjero, y el otro es nacional.

Por tal motivo, la disputa se centra en los intereses que priman en esta minería, puesto que la mitad de sus trabajadores defienden al gobierno, y el resto al capital extranjero.

 Esto ha injerido en la desestabilización del gobierno legítimamente elegido de Bolivia.

“Bolivia se mueve en constantes protestas contra las transnacionales que desean el derrocamiento de Evo Morales, y sabemos que detrás de ellas están los gobiernos de Estados Unidos y la derecha de Chile” mencionó en la entrevista el sociólogo Jordano Miranda.

A su vez Miranda menciona que todos los días hay enfrentamientos masivos en defensa del proceso de cambio del Movimiento al Socialismo (MAS) y de su líder el presidente Evo Morales.

Según informes internacionales el salario mínimo en Bolivia se ha incrementado hasta 127 por ciento durante la gestión de Evo Morales, quien ha reivindicado a la clase obrera.

El salario mínimo de Bolivia, es el segundo mejor de América Latina, detrás del argentino.
 Hasta el año 2015, el gobierno boliviano se había programado construir 20 mil viviendas de las que se han entregado 8 mil.

El presidente Evo Morales, se propuso cumplir para el 2020 la construcción de 200 mil hogares.

Informes oficiales de Bolivia, describen que en lo que va de 2016, se tiene planificado invertir 318 millones de dólares para la construcción de 25 mil casas.

La organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO siglas en inglés) describe que debido a las políticas sociales del gobierno boliviano, para reducir la pobreza extrema, Bolivia paso de una tasa de 34 por ciento a 15,1% de pobreza.

Desde el inicio del gobierno de Evo Morales, ha hecho entrega de un millón 400 mil títulos de tierra a los campesinos e indígenas de Bolivia.

Estos son algunos de los logros el gobierno de Evo Morales ha logrado obtener.

En lo que va de la historia latinoamericana, estas políticas sociales no contrastan con los designios de las políticas neoliberales de extracción territorial, obedientes al nuevo orden establecido. 

Por tal motivo el cóndor estadounidense, hace lo posible por recuperar su antiguo estado cliente.

Sin embargo, la resistencia del pueblo boliviano, ante esta nueva injerencia del plan cóndor, ha logrado perturbar su vuelo, sobre las tierras bolivianas en donde se fortalece un nuevo ser humano, que lucha por mantener su emancipación.

El autor de este artículo es corresponsalía voluntaria de http://conexihon.hn la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, la organización Casa Mafalda São Paulo, Brasil , La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info y criterio.hn editado en Florianópolis, Brasil.

lunes, 29 de agosto de 2016

Brasil: Los misiles de la información


“Las acusaciones que me dirigen son meros pretextos que tienen en su base retórica jurídica”. Dilma Rousseff, 29 de agosto de 2016.


Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista internacional 
Activista de DDHH.

29 de agosto de 2016. Termina otra cortina mediática en Brasil. Los misiles de la información atacan desde otro punto.

La finalización de los juegos olímpicos en Rio de Janeiro 2016, en Brasil, reabre el debate político internacional, en relación al golpe de Estado, que se impone desde hace tres meses en esta nación latinoamericana.

Elaine Tavares, es periodista y escritora brasileña, residente en la ciudad de Florianópolis al sur de Brasil a quien recientemente entreviste.

En la entrevista con Tavares vía skype, describió; que este nuevo ataque a una democracia latinoamericana tiene un fuerte asidero imperial, que pretende trastocar toda la política de la región latinoamericana, lograda bajo el contexto de la revolución bolivariana.

Brasil es una nación, cuya economía creciente en la primera década del siglo XXI y parte de la segunda, la ubicó en la sexta economía del mundo.

Los gobiernos de Luis Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, ambos pertenecientes al Partido de los Trabajadores en Brasil, han orientado sus esfuerzos en mejorar la calidad de vida, de los millones de brasileños que habían sido sometidos a la pobreza.

Con un Producto Interno Bruto (PIB) de  2, 246 billones de dólares estadounidenses para el 2013, según datos oficiales del gobierno de Rousseff, se impone ante el mundo en las cinco economías nacionales emergentes más importantes del mundo.

Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS), se unen para hacer cierta oposición al nuevo orden mundial, direccionado desde Washington D.C. 

Una nueva clase media, surgió y los excluidos por el sistema neoliberal que se había impuesto como una dictadura económica en las últimas 4 décadas del siglo XX, volvían hacer visibles en la frialdad del capitalismo, que enterraba a Brasil en la desigualdad antes de llegar Lula da Silva como presidente.

Algunos medios de comunicación internacional y brasileños, defensores del “establishment” mundial, mienten al decir que Brasil estaba en declive en los dos últimos gobiernos de Lula da Silva y Rouseff.

Esta irresponsabilidad, es parte de una súper estructura de guerra de las ideas o mediática, que intenta deslegitimar el gobierno social de Luis Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Tal y cual, lo explica en la entrevista la escritora Elaine Tavares, quien también describe que los medios de comunicación defensores del nuevo orden mundial, imponen una carnavalización de la política, con el objetivo de seguir deslegitimando a la presidenta de Brasil Dilma Rousseff.

Brasil, es parte del Mercosur, cuyo tratado de integración regional, es compuesto en base a las economías más fuertes en Latinoamérica, como lo es Argentina y Brasil, sin embargo con este nuevo golpe de Estado en la región, es también un ataque a este acuerdo.

Acuerdo que ha sido acuerpado por otras naciones hermanas  latinas y que han mantenido estabilidad en el mismo y que ahora hay mucho interés imperial de retirar a Venezuela del Mercosur.

Las decisiones de Washington D.C. para desestabilizar a la economía más fuerte de Latinoamérica, son parte del contra ataque imperial, cuyo tablero político regional es adornado según los intereses del consenso de Washington, que espera con ansias a su nuevo presidente, que será pieza calve en el nuevo orden mundial.

Para avalar estos hechos, que violan la soberanía de una nación, la rede globo de Brasil, se ha encargado de lanzar sus misiles de la información, para desinformar e infundir el miedo entre los brasileros.

Este schock mediático, de la rede globo, principal televisora latinoamericana con sede en Brasil, ha pre fabricado un golpe de Estado, que ahora sigue en su curso, y que había sido escondido, a través del enorme impacto mediático de los juegos olímpicos.

Sin embargo la población brasileña ha sabido contrarrestar estos engaños a escala internacional contra su democracia, y se han mantenido firmes en las principales avenidas de las metrópolis del gigante latinoamericano, exigiendo el retorno de la presidenta Dilma Rousseff .

El autor de este artículo es corresponsalía voluntaria de http://conexihon.hn la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, la organización Casa Mafalda São Paulo, Brasil , La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info y criterio.hn editado en Florianópolis, Brasil.



jueves, 11 de agosto de 2016

“Despertemos humanidad, ya no hay tiempo” Berta Cáceres.



La escena política de Honduras se ha reducido en el tema de la reelección, sin embargo está nación latinoamericana está siendo víctima imperial del saqueo de sus recursos naturales y de una guerra no declarada. Todo ello bajo una extrema militarización, jamas vista con tal fuerza.

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH.


11 de agosto de 2016. Salpicando con fuertes tintes fascistoides, autoridades universitarias borran murales culturales en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

En el edificio A1 de la facultad de Ciencias Sociales, se borraron dos murales que hacían alegoría a la memoria histórica de la defensora del medio ambiente e indígena, Berta Cáceres, entre otros murales artísticos que han realizado.

El derecho universal a la protesta y a la libertad de expresión y pensamiento, que estipula la carta universal de los derechos humanos es irrespetado en la máxima casa de estudios.

La decana de la facultad de ciencias sociales de esa universidad, Marta Lorena Suazo parece que desconoce este derecho universal e irrespeta la expresión artística que todo centro de educación superior tendría la obligación de estimular entre sus estudiantes.

Con fuertes características fascistoides borran los murales del edifico A1, lo que demuestra la poca tolerancia de las autoridades de la UNAH, ante el pensamiento crítico y propositivo de los universitarios.

Los estudiantes organizados en el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), han iniciado un camino de emancipación y participación democrática dentro de las decisiones de la UNAH.

Por más de una década los universitarios no habían tenido ni vos ni voto dentro de las decisiones en la UNAH, pero ahora el MEU lucha para que esto sea una realidad.

Ante este panorama político dentro de la UNAH, las autoridades universitarias siguen irrespetando la expresión y vos de los estudiantes.

Recientemente el 1 de julio un fuerte grupo de estudiantes fue sacado de forma violenta dentro de los predios de la UNAH, por mantener una toma pacífica de la UNAH, por más de dos meses consecutivos.

La fuerza de la Policía Militar y otros entes de represión del Estado se hicieron presentes dentro de los predios universitarios, para desalojar a los estudiantes.

Todo ello con la venia de las autoridades, a través de una orden del Ministerio Publico que actuó según mandato de las autoridades fascistoides del alma mater de Honduras.

Los últimos días de junio de 2016, guardias de seguridad de la UNAH dispararon a quema ropa contra estudiantes universitarios desarmados que se encontraban protestando pacíficamente contra las normas académicas, cuyo contexto es un paso a la privatización de la UNAH.

Desde hace tres años se está criminalizando a la protesta estudiantil en donde varios estudiantes han sido víctimas de acusaciones que van desde el delito de sedición hasta ordenes de captura.

Tal y cual, como si se tratase de una dictadura como la que vivió España con el franquismo durante 36 años a mediados del siglo XX, las autoridades de la UNAH pareciesen que intentan imitar dicho legado fatal.

Por otro lado, la escena política de Honduras se ha reducido en el tema de la reelección, sin embargo está nación latinoamericana está siendo víctima imperial del saqueo de sus recursos naturales y de una guerra no declarada.

Los asesinatos de Margarita Murillo y Berta Cáceres, entre otros líderes ambientalistas e indígenas, son prueba de la rapidez y la gran necesidad del capitalismo extranjero e imperialista de apropiarse del territorio hondureño.

Las políticas neoliberales de extracción de la tierra son la agenda permanente desde Washington D.C. sin importar que esto implique en violaciones de derechos humanos o hasta el punto de quitar la vida de quienes se oponen a este modelo de nuevo orden mundial.

La posible llegada de Hillary Clinton al sillón presidencial en la Casa Blanca, significaría para América Latina un nuevo ataque frontal contra las políticas económicas, sobre todo las que se desarrollan en Sudamérica.

Región latinoamericana que en las dos segundas décadas del siglo XXI, han tenido independencia de las decisiones imperialistas, dentro de sus soberanías.

Honduras desde 2009 ha sido el perfecto laboratorio de las intenciones imperiales para luego aplicarlas en las otras naciones de la región.

Desde falsos positivos como lo implementa el paramilitarismo en Colombia, hasta la plena gobernabilidad del crimen organizado dentro de las estructuras gubernamentales.

Pero ante ello, ya existen brotes de rebeldía como el que sucede en la UNAH, sumado a las acciones de El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH), quienes han logrado una sinergia en común por la emancipación de Honduras.

El reciente asesinato del joven político Kevin Ferrera, quien era parte de la estructura de los indignados en Honduras, es un claro mensaje para quienes desde cualquier trinchera hacen mella y denuncia contra el gobierno de facto de Honduras.

No hay duda, este gobierno presidido por Juan Orlando Hernández,  se está auto escribiendo en los libros de la historia, como una analfabeta dictadura bendecida hasta cierto punto por el consenso de Washington.            

Aún hace falta que todos los sectores involucrados en la liberación de Honduras, se pronuncien con acciones cada vez más fuertes, porque de lo contrario, seguiremos contando asesinatos del lado de quienes están a favor, por la liberación de Honduras.

“Despertemos humanidad, ya no hay tiempo” Berta Cáceres.

Cualquier atentado o amenaza para el autor de este artículo es responsabilidad de quienes representan y gobiernan el Estado de Honduras y sus invasores o los que menciono en el presente artículo.

El autor de este artículo es corresponsalía voluntaria de http://conexihon.hn la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, la organización Casa Mafalda São Paulo, Brasil , La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info y criterio.hn editado en Florianópolis, Brasil.

martes, 9 de agosto de 2016

El aplauso de la reelección




Con fuertes indicios de nepotismo, el gobierno de facto de Honduras, promueve una reelección presidencial, junto con cierto sector de la izquierda de Honduras. Washington observa este nuevo caos político, como una nueva oportunidad de injerencia.

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH.

9 de agosto de 2016. Persisten las violaciones de derechos humanos en Honduras.

Ordenes de captura contra universitarios, entre otras acusaciones como sedición, criminalizan el derecho humano universal de la protesta social.

La desigualdad económica entre los ricos y pobres, involuciona entre los que logran comer y los que desperdician los alimentos.

El vivir dignamente, es un derecho humano universal que es incumplido en esta nación centroamericana.

Latinoamérica, es una región del mundo, cuya inestabilidad política es provocada desde Washington D.C. de donde se promueven golpes de Estado y otras maniobras militares y políticas de injerencia imperialista.

Honduras, es un pequeño laboratorio de estas maniobras, practicadas con mayor fuerza desde el golpe de Estado de 2009.

Reducir la problemática nacional de los hondureños en la reelección presidencial, creando un escenario de división entre la diversidad política existente, es parte de este guion desestabilizador imperial.

Washington aplaude la reelección junto con los grupos de poder en Honduras, pero la duración de este aplauso, depende del giro de sus intereses imperialistas.

En medio de estos aplausos injerencistas, siguen asesinando a líderes ambientalistas como Lesbia Urquia, Margarita Murillo y Berta Cáceres, valientes mujeres que lucharon contra las políticas de extracción de los recursos naturales y sus tierras ancestrales. 

El propósito de la inteligencia estadounidense es apaciguar todos los ímpetus de verdadera emancipación rebelde y reducirlos a la reelección.

Tal y cual han hecho a lo largo del siglo XXI, países como Bolivia, Venezuela, Ecuador, Uruguay, Cuba, entre otras naciones que están aglomeradas en la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA) y en donde el aire de libertad soberana se respira entre sus habitantes.

La integración económica entre las naciones latinoamericanas, ha sido una enorme bofetada política y económica para la cara injerencista de los Estados Unidos contra la región que ahora ataca con un golpe de Estado a Brasil.

Injerencia que ha empobrecido a varios países de nuestra América, y que han sido víctimas de las políticas de extracción de minerales, y demás recursos naturales deseados por las naciones ricas del norte.

Una de las razones primordiales del golpe de Estado de Honduras, fue por su fuerte yacimiento de petróleo, que yace en las costas caribeñas de esta nación, conocidas como el paralelo 15 y en donde tiene límite fronterizo marítimo con Colombia.

Sin embargo, estos temas de violación a los derechos humanos, el brote rebelde emancipador de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), el asesinato de la líder indígena Berta Cáceres, son apañados por la reelección.

Una reelección que a todas luces es la continuación de la dictadura impuesta por la injerencia imperialista desde hace siete años y representada por el mismo sector que controla el oligopolio financiero mediático en Honduras.
Un capital financiero en gran parte proveniente de negocios irregulares que han detractado el capital estatal de Honduras, y entre las oscuras riquezas que deja el narcotráfico en Honduras.

Las marchas de los indignados efectuadas en 2015, dieron como resultado una gama de organizaciones también indignadas que han animado a distintos sectores de la población a disidir del gobierno de facto actual.

Recién, las masivas protestas efectuadas desde la UNAH, por el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), junto con el apoyo del El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), y la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH), han accionado en rebeldía.

Una rebeldía que da el inicio emancipador de la nueva era pos golpe de Estado que vive Honduras, y que en la región Latinoamérica es vista como una nación que heroicamente resiste.

Cualquier atentado o amenaza para el autor de este artículo es responsabilidad de quienes representan y gobiernan el Estado de Honduras y sus invasores o los que menciono en el presente artículo.

El autor de este artículo es corresponsalía voluntaria de http://conexihon.hn la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, la organización Casa Mafalda São Paulo, Brasil , La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info y criterio.hn editado en Florianópolis, Brasil.