viernes, 8 de julio de 2016

¿Quién será el siguiente?



Un nuevo proceso histórico, vislumbra a Honduras como ejemplo mundial en la defensa de la educación superior publica en Latinoamérica en medio de la dictadura que vive, naciones como Chile y Brasil los estudiantes han liberado una larga batalla, y ahora el turno, es de esta nación centroamericana.

El asesinato de la miembro del COPINH, Lesbia Urquía, sitúa a Honduras en el pensamiento publico internacional en relación a la extraña guerra que vive. 

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH.


California, 8 de julio de 2016.  Siguen las multitudinarias protestas en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), contra las normas académicas, criminalización estudiantil y la exigencia del retiro de los 75 requerimientos fiscales, contra los estudiantes en todos los centros universitarios del país.

El establecimiento de una mesa mediadora, que pueda ser consensuada por estudiantes y autoridades, es un eje central en la lucha que han liberado los estudiantes, a tal punto que se han convertido en un referente de lucha para que se respete la educación pública superior en Latinoamérica.

Sin embargo, las amenazas persisten contra los estudiantes. El día seis de julio de 2016 los universitarios organizados en el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), fueron víctimas de una amenaza de parte de la decana Victoria Zelaya.

Esta decana de la Facultad de Química y farmacia de la UNAH, amenazó al universitario Nery Cruz.  En una reciente entrevista a través de una llamada internacional con el estudiante Cruz, me describió que la señora Zelaya le advirtió que sería el siguiente.

“Usted es el artífice de las tomas de los edificios dentro de la UNAH, usted será el siguiente” le advirtió la decana Victoria Zelaya.

El seis de julio el MEU efectuó una toma pacífica de los edificios de la UNAH, con el objetivo de seguir exigiendo el dialogo con las autoridades, y en donde el estudiante de Química y Farmacia fue víctima de esta amenaza.

Aunque las protestas estudiantiles de los universitarios han sido pacificas, han sido víctimas de la represión estatal, hasta llegar al punto de acusarles del delito de sedición.

Internacionalmente la crisis de la UNAH, se ve como un reflejo de lo que vive el país centroamericano, que desde el 2009 vive un torbellino de violencia social contra los que se oponen a la dictadura que vive el Estado latinoamericano de Honduras.

La miembro del COPINH Lesbia Urquía fue asesinada hace 2 días 
El asesinato de las líderes indígenas defensoras de la tierra y el medio ambiente, Margarita Murillo, Berta Cáceres, y recién hace dos días el de Lesbia Yaneth Urquía, quien al igual que Berta, pertenecía al Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), develan ante el mundo la guerra no declarada en Honduras.

Una Guerra que persigue a todo aquel que se opone a los designios de una dictadura, que mantiene una fuerte oposición pacífica en la UNAH, la organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH) y el COPINH.

Así como el universitario Nery Cruz, son amenazados otros seres humanos que buscan la libertad para Honduras, a través de la resistencia pacífica.

Ante este panorama, un proyecto de ley fue presentado en el congreso de los Estados unidos. El proyecto fue denominado “Proyecto de Ley Berta Cáceres sobre los derechos humanos en Honduras”.

Este ante proyecto pide suspender la asistencia en materia de seguridad a Honduras y se reanude una vez que sean castigados los responsables del crimen contra Berta Cáceres.
El plan legislativo se presentó con fuertes señalamientos contra la Policía de Honduras, a  su vez pide que se sancione a policías y militares acusados de violar derechos humanos y se exima a las fuerzas armadas de labores militares.

Sin embargo, cuál será el verdadero interese de las políticas de Washington para el Estado del triangulo norte, Honduras.

Se estará ventilando una nueva acción que remueva del sillón presidencia al actual mandatario, nuevo representante de la dictadura de siete años, Juan Orlando Hernández.

Lo que sí está claro, es que el mundo es testigo de que en Honduras se vive una guerra total, dirigida por los entes externos imperialistas que consumen todo su odio, en la apropiación de los recursos naturales de esa nación latina.

A su vez, la mercantilización total de la educación pública superior, con el objetivo de debilitar el pensamiento y el uso de la ciencia como un instrumento liberador de los pueblos.

Por tal motivo, en este nuevo proceso histórico, de rebeldía latinoamericana en el Estado de Honduras, la suma de todos los sectores que anhelan la emancipación de este país, deben conjugar al unísono está lucha estudiantil universitaria.

Mientras se emprende está lucha social que aplasta los pensamientos fútiles de seudo intelectuales, que están sentados detrás del sillón de la rectora Julieta Castellanos, el pensamiento mundial se hace la pregunta, ¿Quién será el siguiente? Que morirá por crear el camino emancipador de Honduras.


El autor de este artículo es corresponsalía voluntaria de http://conexihon.hn la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, la organización Casa Mafalda São Paulo, Brasil , La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info y criterio.hn editado en Florianópolis, Brasil.







No hay comentarios:

Publicar un comentario