martes, 5 de julio de 2016

El despotismo de la UNAH y la persecución universitaria


El desalojo del 1 de julio de 2016, violó los derechos humanos de los universitarios en Honduras.


Universitario, Fausto Calix
“Estoy en un lugar clandestino, alejado de mi familia, recientemente hable con mi madre, y me dijo consternada; que ella recuerda cuando la rectora sufrió como madre, en relación al hijo que perdió y si tengo la oportunidad de verla, le diría que usted sufrió como madre y ahora yo sufro como tal, porque me tiene a mi hijo con una orden de captura y eso a mí me quebranta el corazón, porque me lo está viendo como delincuente, cuando lo que hace es defender la educación pública” manifestó la madre del estudiante de excelencia académica de la UNAH, Fausto Calix.

La triangulación de los países centroamericanos, Guatemala El Salvador y Honduras, en el triangulo norte, son una pequeña apéndice en el plan de Washington en la región latinoamericana en cuanto a la comercialización de la educación superior pública.
 
Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH

California, 5 de julio de 2016. Cuando la soberbia ciega el pensamiento y a la razón que la academia brinda a través de la investigación científica, la mediocridad prevalece.

Está claro, la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, junto con sus empleados cercanos (Leticia Salomón, Víctor Meza, Manuel Torres, Armando Sarmiento, Julio Navarro, Pablo Carias, Allan Fajardo, Ayax Irias) y demás autoridades universitarias, rechazan el dialogo.

El funcionalismo burocrático, define las decisiones y la respuesta de estas autoridades universitarias contra los estudiantes, es la represión mediante las fuerzas represivas del Estado.

Mismas fuerzas que Leticia Salomón cuestionaba fuertemente años atrás, pero que ahora defiende mediante discursos estériles y fútiles, como un debate que ella misma propone, pero en esencia es un monologo autoritario.

Lejos de estos entes de maldad, y desde una llamada internacional que realice al estudiante de la Facultad de Derecho y de excelencia académica, Fausto Calix del Movimiento Estudiantil Universitario, (MEU), me afirmó que lo obligaron a someterse a la clandestinidad.

Una orden de captura se ha liberado en su contra desde la Alma Mater. Hecho que preocupa al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH).

“Preocupa en particular la aplicación del tipo penal de sedición a los estudiantes”, afirmó Silvia Lavagnoli, Representante Adjunta del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Honduras. “La sedición es un delito político de carácter muy grave, que implica el ánimo de subvertir el funcionamiento del orden constitucional”.  

Ya en el 2009, la entonces Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Navy Pillay, señaló que la tipificación de los delitos de sedición en Honduras era incompatibles con los estándares internacionales en materia de derechos humanos*.

“La discusión del nuevo Código Penal actualmente en curso constituye una oportunidad inmejorable para adecuar estos tipos penales a los estándares internacionales y evitar que sean utilizados para criminalizar el derecho de reunión pacífica”

La Oficina insta a las autoridades estatales a promover el respeto y la protección de los derechos humanos en el contexto de protesta social y reitera la importancia de no estigmatizar a las personas y grupos que se movilizan.

En este sentido, los operadores de justicia deben garantizar en todo momento los derechos de los estudiantes de la UNAH que han sido procesados.

Junto con el estudiante de derecho Fausto Calix, hay 18 estudiantes que tienen orden de captura solo en la Ciudad Universitaria en Tegucigalpa.

Ante esta complejidad, Fausto Calix menciona que esta es una persecución política.

“En ningún país de Latinoamérica se criminaliza a los estudiantes, o a los seres humanos por ejercer el derecho a la protesta, sin embargo las autoridades universitarias coludidas con entes represores, manifiestan que el delito existe como tal” describió Calix.

Para Fausto Calix hay decisiones de grupos económicos, políticos y de las autoridades universitarias para que se penalice a los estudiantes.

De igual forma, las declaraciones del alto comisionado, es una clara evidencia que en Honduras no se respeta la libertad de expresión y la libre protesta social.

Fausto Calix, fue obligado a salir de los predios universitarios el 1 de julio de 2016, cuando la Policía Nacional de Honduras, desalojó violentamente a los universitarios de una toma pacífica que realizaban los universitarios desde hacía un mes.

Ese día varios compañeros de Calix, le ayudaron a salir de la UNAH y luego de la ciudad donde reside, puesto que tiene una orden de captura de parte de las autoridades universitarias, en esencia por defender sus derechos como universitario.

“Estoy en un lugar clandestino, alejado de mi familia, recientemente hable con mi madre, y me dijo consternada; que ella recuerda cuando la rectora sufrió como madre, en relación al hijo que perdió y si tengo la oportunidad de verla, le diría que usted sufrió como madre y ahora yo sufro como tal, porque me tiene a mi hijo con una orden de captura y eso a mí me quebranta el corazón, porque me lo está viendo como delincuente, cuando lo que hace es defender la educación pública” manifestó la madre del estudiante de la UNAH, Fausto Calix.

Y es que la madre de Fausto Calix, teme que su hijo pierda la vida, puesto que él ha sido víctima de persecución de la contrainteligencia del Estado de Honduras.

“Personas armadas de civil que conducen automóviles sin placas, me han seguido en varias ocasiones, en Honduras por ser joven lo asesinan y es más peligroso aún cuando se está involucrado en movimientos estudiantiles, me preocupa mi familia” describió Calix.

“Nos podrán encarcelar, pero nunca encarcelaran nuestros pensamientos, nuestros principios y convicciones, por la lucha estudiantil y del pueblo hondureño. Manifestó Fausto Calix.
Mientras el panorama de la UNAH se torna más complejo, el partido político conservador de Honduras, conocido como partido nacional, y en el cual Julieta Castellanos ha militado desde hace décadas, ya tienen aun perfil como nuevo rector.

Los antecedentes históricos de la máxima casa de estudios, se han caracterizado por el secuestro que vive de parte de entes politiqueros de este partido que a través del Frente Unido Universitario Democrático (FUUD), han tenido el control.

Por tal motivo, según informaciones vertidas dentro del mismo partido, ya perfilan al burócrata, Rigoberto Chang Castillo como nuevo rector.

Chang Castillo, ha sido un reconocido activista nacionalista de la línea conservadora del ex presidente de Honduras y de origen panameño, Ricardo Maduro Joest (2002-2006), quien forma parte de los grupos de poder financiero en Centroamérica.

Pero ante ello, la fuerza rebelde emancipadora de los estudiantes aglutinados en el Movimiento Estudiantil Universitario, siguen abonando el camino en la liberación de la UNAH.

Cualquier atentado o amenaza para el autor de este artículo es responsabilidad de quienes representan y gobiernan el Estado de Honduras y sus invasores o los que menciono en el presente artículo.


El autor de este artículo es corresponsalía voluntaria de http://conexihon.hn la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, la organización Casa Mafalda São Paulo, Brasil , La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info y criterio.hn editado en Florianópolis, Brasil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario