lunes, 23 de mayo de 2016

Venezuela y el rio latinoamericano



Esta amenaza, pone en alerta al resto de la región latina, puesto que Venezuela puede ser víctima de una intervención militar extranjera por beneficiar con la verdad a los pobres, que antes de 1999, sufrieron la embestida airada que deja a su paso las políticas financieras neoliberales y violaciones de derechos humanos.

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH.

California, 23 de mayo de 2016. Es un infortunio decir la verdad, en tiempos que se premia la mentira y la ridiculez en los emporios de los medios de comunicación internacionales. Este el bizarro contexto que construye la realidad humana, en la era moderna.

América Latina, atraviesa por un convulsionado sismo de informaciones, que desembocan en una guerra de cuarta generación.

Precisamente las armas no son de destrucción masiva, pero sí de desinformación masiva, a tal punto que gran parte de la población mundial, acredita que en Venezuela se padece de hambre.

Venezuela es un estado latinoamericano, cuya región es conocida internacionalmente por poseer la segunda reserva de petrolero más grande del mundo, después de Arabia Saudita.

Esta nación sudamericana, inicio al finalizar el siglo XX un gobierno que decidió no obedecer el acostumbrado consenso económico que Washington impone a los estados en Latinoamérica y que los ha postrado en dictaduras que facilitan la pobreza de sus habitantes y las violaciones de los derechos humanos.

Su ex presidente, Hugo Chávez Frías, fallecido hace tres años debido a un extraño cáncer, comenzó a diferenciarse en Latinoamérica y el mundo por beneficiar a las familias más pobres de su país, mediante la economía política de la solidaridad.

Un fuerte porcentaje de venezolanos comenzaron a tener una vida digna, derecho que se les había negado por las políticas neocoloniales y de mercado libre, impuestas por un largo periodo de tiempo en la historia venezolana.

Sin embargo este legado, llamado ahora chavista, está siendo atacado por las mayúsculas corporaciones de capital financiero internacional, que han iniciado una serie de ataques a la economía de Venezuela, violentando su soberanía e independencia.

Los tanques de la desinformación mediática bombardean a diario a los receptores en el mundo, haciéndoles creer que la crisis económica de Venezuela es por la culpa de su gobierno, realidad que es totalmente falsa, según el testimonio de las grandes mayorías que defienden el legado revolucionario del ex presidente, Hugo Chávez Frías y ahora viven en condiciones dignas.

Basta hablar con un ciudadano pobre de Venezuela, y darse cuenta de los beneficios sociales que han obtenido durante los últimos 17 años de gobierno, incluyendo a los que antes no tenían acceso como ser; salud, vivienda y educación.

Globo visión, es uno de los sobresalientes medios de prensa en Venezuela que difunden la información según los intereses de la clase pudiente de esta nación sudamericana.

No importa llegar alterar todo sentido de la realidad, siempre y cuando se beneficie con una falsa información a los intereses financieros de los dueños de corporaciones venezolanas e internacionales.

Actualmente Venezuela a traviesa por una guerra mediática, cuyo contrapeso lo hace TeleSur, medio de televisión internacional, cuya subjetividad defiende los logros alcanzados para beneficiar a mayor parte de la población venezolana que por años vivió bajo el subyugo neoliberal.

Evidentemente, las políticas torturadoras del Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario Internacional, cuyas directrices provienen desde el seno de Washington D.C. desean en lo absoluto recuperar este espacio financiero en Venezuela.

Recientemente se descubrió, que en territorio Venezolano se encuentra una fuerte reserva de oro entre otros minerales no renovables utilizados en la fabricación de la tecnología de punta.

Este y otros motivos son causa de ataque para  la nación latinoamericana de Venezuela, gobernada por Nicolás Maduro y la democracia participativa de su pueblo.

Ya lo han señalado organismos internacionales que incentivan la democracia en el mundo, Venezuela ha sido ejemplo de democracia, no solo para la región latinoamericana, puesto que otros países del hemisferio mundial ven como buen referente a Venezuela.

Ya lo dijo en su discurso anual  en el Centro Carter celebrado en la ciudad de Atlanta, EE.UU., el ex presidente del país, Jimmy Carter, elogiando públicamente el sistema electoral venezolano e incluso declaró que es el mejor del mundo.

Pero la actual guerra mediática en Venezuela, ha desencadenado en una económica, en donde el capital financiero proveniente de la usura y el narcotráfico, se disputa con la que impulsa la economía gubernamental, y la que promueve la vida digna entre la población venezolana, que lucha por su revolución y oposición al conceso de Washington D.C. impone en otros países de Latinoamérica.

Dos realidades, difundidas en la prensa venezolana e internacional, una como analogía de la defensa de los intereses de los más ricos, y la otra por la defensa de los derechos humanos y la dignidad en los habitantes de Venezuela.

Para deslumbrar en esta oscuridad degenerativa, producida por los grandes medios corporativos, defensores del capital financiero especulador en el mundo, basta realizar una lectura histórica de lo que era Venezuela antes de la llegada de Hugo Chavéz Frías al poder.

Esta amenaza, pone en alerta al resto de la región latina, puesto que Venezuela puede ser víctima de una intervención militar extranjera por beneficiar con la verdad a los pobres, que antes de 1999, sufrieron la embestida airada que deja a su paso las políticas financieras neoliberales y violaciones de derechos humanos.

Hoy, es un buen tiempo para retomar el histórico legado de la patria grande; Latinoamérica, predicados por pensadores latinos como José Martí, Simon Bolivar, y recientemente por Hugo Chavéz Frías.

La fuerza emancipadora de Venezuela, es la pauta de construcción social y humana, cuyo cause debe recorrer con fuerza como un solo rio fluyente y unificado en Latinoamérica, la patria grande.




       




jueves, 19 de mayo de 2016

El viaje hacía el esclavismo



El fin del muro que separa ambos países en la zona más occidental de la frontera en la playa entre San Diego y Tijuana. Desde este punto es posible conversar con amigos y familiares al otro lado aunque no cruzar la valla.

De seguir así, posiblemente, la cuarta generación latina seguirá obedeciendo el sistema de esclavismo moderno irrespetuoso de la vida humana.


Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH.

California, 19 de mayo de 2016.  El costo de vivir fuera como exiliado económico, político, o cualquier otro atropello que haya obligado al ser humano, a salir de su tierra, se paga con la muerte.

A una hora  de recorrido desde Orage County, en California se puede llegar hasta la ciudad fronteriza de Tijuana.

Tijuana, es un puente de inmigración, cuya tierra es visitada por algunos estadounidenses amantes de la divagación y perversión hedonista.

Son muchos los muertos que se reportan a diario, en las instituciones que intentan salvaguardar la vida de los seres humanos que huyen de los países de Latinoamérica.

Latinos que huyen de sus tierras, como resultado del efecto colateral de las políticas inhumanas del consenso de Washington, y que mantienen bajo intervención extrema algunas naciones latinoamericanas.  

La delincuencia, la asfixia por inmersión en las aguas del rio bravo,
Insolación, o el asesinato que provocan los agentes estadounidenses migratorios, son algunas de las circunstancias en que mueren estos ciudadanos del mundo.

Sin embargo, las estadísticas de muerte se pueden percibir en distintos medios de comunicación, ya sea bajo un enfoque sensacionalista o amarillista, pero alejados de la humanidad.

No obstante, la vida que les espera a los inmigrantes que logran pasar la frontera con vida o con todos los órganos de su cuerpo completos, no es conocida en  su totalidad.

Los rostros en Washington D.C. hablan de la creciente migración que se observa en sus principales avenidas, autobuses y lugares públicos en donde convergen poblaciones que van desde Etiopia, Latinoamérica, china, entre otras naciones.

En California, la inmigración es utilizada como un vehículo que viola los derechos humanos de las personas que trabajan en este Estado.

Sin ningún derecho laboral, percibiendo 10 dólares la hora, realizando labores extenuantes, que convocan al esclavismo moderno de este siglo XXI, es la tortura laboral que atraviesa la población a la que mal llaman “indocumentada”.

Población que desarrolla el trabajo de la agricultura, construcción, entre otras áreas que mantienen funcionando la máquina de producción capitalista, de este país norteamericano.

La descendiente economía, que sitúa a Estados Unidos, como una potencia económica, es sustentada en gran parte por la mano de obra barata que los inmigrantes latinoamericanos, ofrecen en este país.

Aunque esta contribución, no es tomada en cuenta por la burocracia gubernamental, quien se encarga de oscurecer la vida digna de los inmigrantes en los Estados Unidos, la tercera generación de latinos sigue esta herencia de tortura laboral.

Las políticas del sociópata estadounidense de origen Irlandés, Donald Trump, ha venido a develar la verdadera cara que ha mantenido oculta la sociedad blanca estadounidense para con los latinoamericanos.

La eterna funcionaria del departamento de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, devela su hipocresía y se muestra interesada en las grandes poblaciones de inmigrantes, pero su demagogia es comprobada en sus acciones intervencionistas, que ha tenido participación en distintos países del mundo.

Este panorama desalentador, debe ser una bandera de lucha pro respeto a los derechos humanos de los ciudadanos del mundo que cohabitan en Estado Unidos.


La organización levantada, bajo la bandera de la humanidad y el amor al prójimo, puede ser la bandera de lucha persistente entre los inmigrantes, puesto que de lo contrario, la cuarta generación seguirá obedeciendo el sistema de esclavismo moderno irrespetuoso de la vida humana.



   

   





   


jueves, 12 de mayo de 2016

El maligno ataque contra Brasil



 El vuelo del buitre de la desestabilización democrática de un país independiente, ha descansado sus alas en la República Federativa de Brasil, en cuyo territorio la infamia, la injusticia y la difamación, atacan a la decisión electoral de 54 millones de brasileños que a través de las urnas, llevaron a Dilma Rousef como su presidenta.

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH.

California, 12 de mayo de 2016. Nuevamente el consenso de Washington D.C. arremete contra la democracia de un país latinoamericano.

El turno está vez, según la agenda imperial desestabilizadora, fue la República Federativa de Brasil, en cuyo país se intenta culpar a  la presidenta Dilma Rousef.

La oposición de ese país, ha hecho meya, en una acusación contra la democráticamente presidenta de Brasil, Dilma Rousef acusándola de estar vinculada con actos de corrupción, sin embargo nunca han demostrado las pruebas contundentes que la vinculen con acciones irregulares.

El entramado de este golpe de Estado en Brasil, inicia a través de los medios de comunicación de este país sudamericano, controlados por la oligarquía de esta nación, quienes también son amigos cercanos del capital financiero estadounidense.

“A globo Brasil”, es el emporio de la comunicación brasileña que en los últimos años de gobierno democrático del Partido de los Trabajadores a diseñado toda una estrategia mediática de control en las opinión de las masas brasileñas e internacionales.

Directamente el mensaje de esta televisora controlada por el mayúsculo grupo financiero de Brasil, comenzó a efectuar publicaciones contra la mandataria brasileña, señalándola de corrupta, sin tener las pruebas correspondientes.

Por ser la mayor televisión de Brasil, también es considerada una de las mayores empresas de la comunicación televisiva del mundo, a tal punto que posee una capacidad sin límites de influenciar la cultura, la política, y la opinión pública.

Desde su fundación en 1954, a intervenido en la vida política de la nación del gigante latinoamericano. Está televisora ha apoyado al régimen militar en la década nefasta de las dictaduras en Brasil, en la década de los setentas.

Es de suponerse, que el conglomerado financiero y de oligopolio de Brasil, ha estado en contra de las políticas benefactoras a favor de la clase históricamente desposeída en Brasil, impulsadas por trece años consecutivos por los gobiernos de Luis Ignacio “Lula” da Silva y la actual mandataria Dilma Rousef.

Durante estos años la clase media de Brasil, ha tenido un relativo incremento, y la población del nordeste brasileño, cuyas condiciones de vida han sido las menos favorables, también se han visto beneficiada con programas sociales que motivan el desarrollo y la vida digna en el Nordeste de Brasil.


Sin duda la quinta economía del mundo, miembro activo de las cinco potencias económicas emergentes del mundo, cuya plataforma está conformada por Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica (BRICS), ha obtenido un repunte económico agradable para la región latinoamericana, gracias a la administración gubernamental, representada en el Partido de los Trabajadores (PT).

En fin, Brasil ha sido el rostro económico de Latinoamérica en los últimos años, sin embargo, estos logros no son del agrado, de los intereses de los oligopolios financieros de cierto capital internacional europeo, estadounidense y brasileño.

Este grupo financiero, siempre se ha opuesto a que las políticas públicas económicas, beneficien a las grandes mayorías que han vivido en condiciones indignas.  

Por tal motivo, entre otros tópicos, como la gran riqueza natural que ha caracterizado a Brasil, por su posición de ser uno de los 10 países, con tener la reserva más grande de agua del mundo, Brasil es un atractivo para que los cuervos al servicio de la deshumanización y el capital financiero mundial, empujen el golpe de Estado, que hoy se atesto en la patria grande, Latinoamérica.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se dirigió al pueblo brasileño y expresó que lo que está en juego en Brasil no es solo su mandato sino el respeto a las urnas, a la voluntad soberana de los 54 millones de personas que la eligieron y a la Constitución.

Es de suma importancia que los organismos de derechos humanos internacionales se hagan presentes, en la hermana nación de Brasil, puesto que un guión golpista comienza a surtir efecto, poniendo en vulnerabilidad a los sectores que defienden la democracia brasileña.

Totalmente condenable, este hecho histórico, que enluta a Latinoamérica, con este golpe de Estado a Brasil, mismo que descubre, las nuevas estrategias malignas en la intervención democrática de un país, desde Washington D.C.