lunes, 25 de abril de 2016

El vuelo del cuervo




El vivir por vivir, vivir por sobrevivir para luego morir, el canto del cuervo emitido con sus negras alas extendidas, anticipa su pasión por la libertad.

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH.

California, 25 de abril 2016.  Un terremoto movió el cimiento. Sí, ese que pensamos que nunca cambiara en nuestras mentes, la visión había tergiversado los ojos del buen vivir y todo se volcó a observar desde la oscuridad.

El andar de país en país, el vivir de cultura en cultura, el situarse en lo desconocido, sin tierra y sin rumbo, es auto parirse  y forjarse un nuevo ser.

El desconocido que emerge desde lo no conocido, comienza a ver dentro de la oscuridad, a oler sin el sentido del olfato y a entender sin haber estudiado.

Solo un viaje puede proporcionar el desarrollo de estos sentidos, que se encuentran adormitados entre nosotros, pero que podemos despertar saliendo de nuestro confort a través del quebrantamiento de la rutina que hemos vivido por años.

Hoy, el clima es espectacular, es tanto así que se apetece hacer una acción nunca hecha.

Muchos celebran en Orage County el abrazante sol y el fresco que produce su viento en medio de este condado multicultural, situado en el Estado de California, Estados Unidos.

Muy cerca del estridente ruido del Freeway (autopista), esta la cercanía de la tranquilidad que puede brindar un clima agradable. Tan sencillo como ello, es la vida.

Pese a la esclavitud moderna que vive su población actual, producida por las extenuantes horas de trabajo, y todo el engranaje que compone está tortura de vivir por vivir, vivir por sobrevivir para luego morir, el canto del cuervo emitido con sus negras alas extendidas, anticipa su pasión por la libertad.

Disimuladamente observo está ave de mal agüero, para los supersticiosos, pero para el cielo es un negro adorno, hermoso complemento de la agonizante naturaleza e incomparable con el color de la maldad de algunos seres humanos.

El vuelo del cuervo se alarga por los cielos de Orage County, y el crujir de sus cantos se vuelve como una alabanza a su Dios por estar vivo, por vivir por ser feliz, por vivir para morir feliz, y reproducir su felicidad.

El Dios creador del universo, diversificado injustamente por la humanidad, pero respetado por la eternidad por los seres que habitan la tierra, bendice el vuelo del cuervo.

A tres horas y media de oscurecer, los rayos del sol del desierto, convertido en oasis en Orage County, dan la oportunidad de seguir viviendo, aún falta para las siete y media.  


El terremoto, aún mueve la visión cegada por los años, el canto del cuervo hace recordar la fragilidad de nuestra creación, pero su sonido para muchos es invisible, pero su color de plumaje, es el espejo de los adentros de muchos, cuya alma es habitada por el innombrable.